REGENERACIÓN, REPARACIÓN & CURA

shutterstock_268867946_low

REGENERACIÓN

del Latin: re – volver, generare – generar

I. Definición

Regeneración significa literalmente “volver a crear”. En la medicina, este término hace referencia a la recuperación morfológica y funcional de un tejido u órgano mediante la formación de nuevas células.

II. Clasificación

Regeneración puede ser completa (restitutio ad integrum) o incompleta (reparatio).

III. Fisiología

El potencial regenerativo del tejido humano es determinado por la capacidad de sus células de dividirse. Con cada paso de diferenciación mengua la capacidad regenerativa de tejidos. Células altamente especializadas como células miocárdicas o neuronas ya no pueden dividirse. Esto da lugar a una cura defectuosa tras lesiones del corazón y de nervios, mientras que células sanguíneas y células epiteliales son formadas constantemente por células progenitoras menos diferenciadas.

REPARACIÓN

En la medicina, el término „Reparatio“ significa la cura de tejidos dañados mediante la formación de cicatrices o granulación.

Hay una diferencia fundamental entre reparación „Reparatio” y regeneración „Restitutio ad integrum“, que significa una restitución completa funcional del tejido sin secuelas.

CURA

La cura es el proceso biológico de regresión de una enfermedad o un cambio patológico en tejidos hacia al estado sano original. La cura se basa en mecanismos reparativos del propio cuerpo que pueden ser posibilitados, fomentados o acelerados por medidas terapéuticas.

La cura completa sin secuelas o daños permanentes se llama „restitutio ad integrum“, mientras que, por definición, la cura reparativa (cura defectuosa) siempre implica que es acompañada de daños remanentes.

MEDICINA REGENERATIVA

La medicina regenerativa es hoy una parte integral en el tratamiento de una gran variedad de molestias. Ofrece nuevas posibilidades en el tratamiento de enfermedades y sus efectos, que anteriormente no podían o difícilmente podían ser tratadas.

Los principios de la medicina regenerativa son aplicados desde hace más de cuarenta años en los trasplantes de células madre para el tratamiento de linfomas y de la leucemia. Paralelamente de los trasplantes de células madre, la medicina regenerativa se ocupa de la regeneración endógena. Con este método las células son utilizadas para desencadenar un proceso auto regeneración. Estas pueden ser células madre, células progenitoras tisulares, células inmunológicas o sus mediadores.

La medicina regenerativa ofrece nuevas opciones terapéuticas para las más diversas disciplinas médicas. El foco principal está en la regeneración de tejidos blandos, músculos, cartílago, piel, nervios, hígado, corazón y por supuesto del sistema inmunológico.

La medicina regenerativa se ha convertido en una componente esencial del tratamiento de molestias y enfermedades ortopédicas. El enfoque primordial está en la regeneración de estructuras tisulares con ayuda de procesos biológicos, usando terapias celulares, factores de crecimiento y productos sanguíneos autólogos (del propio cuerpo).